was successfully added to your cart.

Carrito

En la gran mayoría de ocasiones nos centramos en factores como la molienda o los utensilios para hacer de nuestro café un pedacito de cielo, dejando un poco de lado el agua y su importancia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) clasifica los tipos de dureza de agua en cuatro: agua blanda, agua semi-dura, agua dura y, por último, agua muy dura.

Tal vez creáis que el proceso de medir la dureza del agua es complicado o aparatoso; nada que ver con la realidad. Simplemente tienes que hacerte con unas tiras de prueba de dureza del agua, y el resto del proceso vendrá rodado.

Una vez sumerjas los cuatro cuadrados en el vaso de agua que vayas a utilizar, sólo tendrás que esperar varios minutos y a continuación, éstos irán cambiando de color, indicándote así la dureza que contiene el agua.

Pero la complejidad del agua no termina aquí. Si queremos que cada detalle cuente, será necesario fijarnos en otros dos puntos muy destacables: el olor y el sabor del agua.

La parte positiva de este proceso es que, en el caso de estar utilizando un agua con un estado no del todo recomendable, lo notaremos al instante ya que ésta desprenderá un olor muy fuerte y característico.

En cuanto al sabor, el agua debe ser insípida, es decir, carecer de sabor, ya que si tratamos con un agua demasiado ácida, el cuerpo del café cambiará por completo.

Y, para finalizar con el procedimiento, debemos tener en cuenta el color. Cuanto más transparente sea el agua, mejor indicativo de calidad y pulcritud.

Conviértete en un experto cafetero siguiendo éste y otros muchos consejos en nuestra web.

Camden Coffee Roasters

Author Camden Coffee Roasters

More posts by Camden Coffee Roasters

Leave a Reply

Abrir chat